Tang Lang Quan en Sevilla

Tang Lang quan (螳螂拳), literalmente: Puño de la Mantis religiosa, es un estilo de combate que se inspira en los movimientos y actitud de este insecto. Aunque existen registros en el libro Estrategias Militares, Liu Tao, (escrito por el primer ministro Chang Tai-Kong entre el 1232 y el 1135 a. C.) de que la guardia imperial estaba compuesta por soldados entrenados en el estilo Mantis religiosa. La creación del estilo tal como se conoce en nuestros días se atribuye a Wang Lang. 

Con el paso del tiempo los distintos maestros crearon a su vez otros sub-estilos de Tang Lang Quan, nuestro centro enseña TAIJI MEI HUA TANG LANG QUAN. Mei Hua significa «flor del ciruelo», esta flor de 5 pétalos es una constante metáfora en las artes marciales chinas, aquí hace referencia a que este estilo encadena 5 o más movimientos en cada ataque, TAIJI es por uno de sus movimientos característicos (que parece dibujar este símbolo en el aire) y la filosofía de transformación de la fuerza.

Casi nueve siglos despues de su creación el estilo de la Mantis Religiosa se enseña por todo el mundo, incluida nuestra ciudad de Sevilla.Documentos Shaolin muestran que Wang Lang fue uno de los 18 maestros reunidos por el monje Shaolin Fu Ju, cuando documentó los estilos de mayor relevancia de su época. Esto nos daría la fecha en la que vivió Wang Lang y creó el estilo Mantis del Norte, alrededor de los años 960-1127 durante el imperio de la dinastía Song del norte.

Documentos Shaolin muestran que Wang Lang fue uno de los 18 maestros reunidos por el monje Shaolin Fu Ju, cuando documentó los estilos de mayor relevancia de su época. Esto nos daría la fecha en la que vivió Wang Lang y creó el estilo Mantis del Norte, alrededor de los años 960-1127 durante el imperio de la dinastía Song del norte.

«Este estilo llega a Sevilla directo desde Shandong, gracias a Shifu Xu Ben Guo, esta es la historia de cómo llega a nosotros este arte histórico..»

Cuando se cuenta la historia de las artes marciales chinas, debemos estar dispuestos a aceptar la gran parte de leyenda que nos llega con ella, no es fácil encontrar información histórica firmemente documentada desde los inicios, el origen de los estilos por mucho tiempo fue trasmitido únicamente de manera oral, dando lugar, como es de esperarse, a muchas diferencias y puntos poco claros dentro de la historia oficial, sobre lugares y personajes, los cuales tal vez, fueron en algún momento una invención para embellecer la historia.

Continuar contando la leyenda aun conscientes de sus fallos y diferencias con otras versiones, nos ayuda a preservar el folclore tan bonito que acompaña al arte que practicamos.
Dicho esto dispensad por favor los fallos históricos y disfrutad la leyenda:

La creación de del Estilo

Según dice la leyenda, en los tiempo de la dinastía Song, Wang Lang quien era ya un gran practicante de artes marciales y Han Tong, Abad de un templo, hicieron un combate en Kaifeng, Wang Lang perdió el combate y se marchó derrotado.
Sintiéndose deprimido se sentó a descansar debajo de un árbol a un lado del camino. Como era común en esos tiempos, el camino tenía profundamente marcadas las huellas de las ruedas de las carretas. En una de estas huellas vio una mantis de pie en medio del camino haciendo sus típicos movimientos de vez en cuando. La mantis veía como se acercaba un carro y no se apartaba sino que permanecía en el camino. Cuando la rueda del carro la iba a arrollar, la mantis atacó el carro levantando sus cuchillos delanteros hacia la rueda, con un movimiento rápido atacaba y seguidamente se retiraba para que la rueda no la aplastara. Wang Lang se rió de la mantis al ver que no reconocía sus propias limitaciones, sintiendo pena de que muriera, al ver que se acercaba otra carreta, cogió la mantis y la retiró a un lado, pero la mantis vuelve a su lugar de origen en medio del camino, y sigue enfrentando a los carros, esgrimiendo sus cuchillos, se alzaba pegando con un gancho y golpeando a la rueda, al mismo tiempo que se aparta volando. Wang Lang se reía de sus movimientos y su aparente temeridad al enfrentarse a un objeto que era muchísimo más grande, pero de pronto, observando esta escena, le entró la iluminación.

Cogió la mantis, la llevó a su casa y se dedicó a observar como capturaba insectos. Wang Lang no solo estudia, adapta y convierte la destreza de los movimientos ágiles de la mantis a su propio boxeo, sino que también une éstos con las técnicas de artes marciales de su época. De este modo Wang Lang con el tiempo creó el estilo único de la mantis religiosa (tang lang quan).
Durante la Dinastía Song, Wang Lang fue reconocido, tras diversos combates y hazañas, como uno de los 18 grandes maestros de artes marciales de la Dinastía Song.

Lindaje de SHIFU XU BEN GUO

El Tang Lang Quan, al igual que la mayoría de los estilos tradicionales, fue transmitido de una generación a otra, en algunas épocas se hizo en secreto y con el paso del tiempo su enseñanza fue más abierta.

Shifu XU BEN GUO aprendió tang lang quan con HU SHENG CHANG, quien lo aprendió de WANG YU SHAN. Este fue discípulo de los famosos JIAN HUA LONG y SONG ZI DE, quienes a su vez aprendieron el arte del gran LIAN XUE XIAN, a él le fue transmitido por ZHAO QI LU (ZHAO ZHU), el último maestro conocido del linaje es LI BIN XIAO. Después de él se pierde el rastro en el tiempo y se desconoce quiénes fueron sus antecesores hasta WANG LANG.

Durante la dinastía Qing, aumentó el desarrollo de las artes marciales y China vio florecer gran cantidad de estilos y grandes maestros. Fue en esta época, cuando Li Bing Xiao que era originario de Shandong, fue al sur con su padre, quien había sido enviado para ser oficial en una prisión del Sur. Li Bin Xiao, siendo muy joven había estudiado medicina y ayudaba a su padre en las tareas de la prisión. Muchos de los prisioneros estaban enfermos, reparó en un caballero en particular que se encontraba muy grave, Li Bing Xiao de manera altruista empezó a tratar a los enfermos y curar al caballero, de quien muy poco sabía, en parte porque al ser del sur hablaba un dialecto diferente. Al verse curado el caballero se puso de rodillas ante Li Bing Xiao con el fin de darle las gracias por haberle devuelto la vida. Agradecido le enseñó el boxeo de la mantis. Li Bing Xiao, que ya era un entusiasta de las artes marciales, aprendió con mucha voluntad, convirtiéndose en un gran maestro.

Pasados los años, Li Bin Xiao regreso a Shandong, allí enseño el estilo aprendido a Zhao Zhu (o Zhao Qi Lu) de este maestro conocemos muy poco. Zhao Zhu lo enseña a Liang Xue Xian.

Liang Xue Xian gustaba de hacer combates y practicar con otros. Su fama de luchador le hizo ganar el puesto de guardián en una villa señorial, con un gran jardín. Una noche, una banda de ladrones entraron para saquear la casa, ellos eran 36, Liang Xue Xian luchó en el jardín, solo contra los 36 derrotándolos a todos, tras esta gran hazaña quedó ciego de un ojo, pero su fama se hizo mayor y muchos estudiantes de artes marciales se dirigieron a su casa pidiéndole que les enseñara su magnífico arte. Debido a la idea de que el arte no se comparte y se pasa sólo de uno a uno y en secreto, muchos alumnos recibieron una respuesta negativa.

Pero más tarde decidió enseñar una parte de su arte a un pequeño grupo de alumnos. Entre sus discípulos destacaban Jiang Hua Long y Song Zi De.

Jiang Hua Long, que era un gran luchador con gran talento para las artes marciales, gustaba de participar en combates para probar su técnica. Un día, al verse derrotado, fue con su maestro y le suplicó que le enseñara más. Pero Liang Xue Xian, se negaba.

Song Zi De, provenía de una familia rica y poseía un gran nivel cultural (en esos tiempos era difícil acceder a la cultura sin dinero), como es habitual en el whushu, consideraba a Jiang Hua Long su hermano. Propuso que le suplicasen nuevamente a su maestro, y que le ofreciese todo lo necesario, Liang Xue Xian era pobre y no tenía hijos. Jiang Hua Long se arrodillo ante su maestro respaldado por Song Zi De y nuevamente suplico que le enseñase, se mantuvieron más de seis horas de rodillas, Liang Xue Xian finalmente acepto, pero sólo cuando se comprometieron a actuar como hijos, construyendo una casa que sería el sitio donde aprender wushu y haciéndose cargo de que su maestro no pasara ninguna necesidad. También se comprometieron a darle una tumba y realizar los ritos el día de su muerte. Con el esfuerzo de los dos realizaron los deseos del maestro y así Liang Xue Xian se decidió a enseñarles en profundidad el estilo.

Después de varios años de formación, Jiang Hua Long volvió a ganar combates en diversas ciudades y junto con Song Zi De se hicieron famosos, continuaron como hermanos y su arte era muy admirado.

Entre los alumnos de Jiang Hualong y Song Zide destacan: Jiang Huan-Ting, Wang Yu Shan, Li Kun Shan, Zhao Shiting, Liu Zhu-yuan, Zang Yun-sheng, Jiang Yulong. A principios de época republicana, Song Zi De rompe la tradición de no enseñar a alguien que viene de otro estilo por indicación del entonces jefe del gobierno Suen Zhongshang, quien promovía la práctica del wushu para que la gente de China gozara de fortaleza y buena salud.

Wang Yu Shan (1892-1976) maestro de boxeo de mantis religiosa en Shandong. En 1902, aprende el boxeo en el suelo con su abuelo, después aprende Tanglang quan, muestra una habilidad excepcional en las artes marciales, es considerado como una de las Tres Montañas de Laiyang y considerado como maestro en el «arte marcial nacional» de China. En 1917 empezó a enseñar a sus estudiantes todo lo aprendido, en 1929 enseña tang lang en 10 de las escuelas de artes marciales de Qingdao; en 1933 participa en los campeonatos de artes marciales de la provincia de Shandong (campeonato de Jinan) y le fueron concedidos títulos como vencedor y primero de todos los concursantes. Después enseña Artes Marciales en la escuela nacional de Laiyang. En 1940 volvió a su ciudad y enseñó en varias escuelas. A partir de 1949 con el advenimiento del comunismo, empezó a enseñar wushu de forma altruista. Entre sus alumnos herederos del estilo destacan: Wang Yuan Liang, Wang Yuan Qiang, Lu Guo Tang, Hu Sheng Chang y Liu Bao Min.

Hu Sheng Chang (1923-1982) Famoso maestro del estilo de la mantis y de Chang Quan, aprendió Chang Quan con apenas 10 años con Zhang Huan Zhu, conocido y famoso maestro de este estilo y más tarde conoció al que sería su maestro en Tang Lang Quan Wang Yu Shan. En la década de los 40 y tras 11 años de aprendizaje y entrenamiento fue llamado por el ejército chino para enseñar Wushu en Beijing. Con ambos maestros aprendió también el Qi Gong duro, caracterizado por endurecer el cuerpo y las extremidades, mejorando la salud y haciéndolo más resistente a los golpes. En 1950 fundó la primera escuela de wushu en Qing Dao y luego en 1960 formó la asociación de Wushu de Qing Dao siendo presidente y que englobaba todos los artes marciales que se practicaban en la región. Fue invitado para enseñar wushu por diversas ciudades de varias provincias de China. Su arte era profundamente admirado por su perfección.

Shifu Xu Ben Guo nació en 1949 en Qingdao aprendió el estilo Chang Quan con su padre Xu Qing Chi y su tío Guo Pei Che . Guo Pei Che y su abuelo le enseñaron Ba Gua Zhang y otros estilos como Shuai Chiao. A partir de los 10 años fue discípulo del famoso maestro Hu Sheng Chang, con quien aprendió el estilo TAIJI MEIHUA TANG LANG QUAN.

En 1972, fue reconocido por la asociación de Qingdao de wushu , como maestro de wushu en Chang Quan y Tang Lang Quan. Para ello tuvo que exhibirse con las 5 armas obligatorias: sable, espada, lanza, palo largo y puño (mano vacía).

Enseña en diversas ciudades de China, incluida la ciudad de Mu Dan Jiang, donde fue llamado especialmente.

Desde 1994 asume el cargo de «pugilista» en la Asociación de Artes Marciales de Qingdao, también es nombrado vicepresidente de la Asociación de Investigaciones del Boxeo de la Mantis de Qing Dao y de la Asociación de Xing Yi y boxeo de Qingdao. Tiene el reconocimiento de las autoridades Chinas, como MAESTRO NOBLE con más de 20 años de experiencia y ostenta la certificación de maestro competente sucesor del boxeo de la mantis.

Actualmente vive en Sevilla, enseña de manera personal fiel a su tradición, continuando de esta manera un legado cultural de casi 9 siglos de antigüedad.

Share This :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *